"Si el deporte no existiera, el mundo sería más aburrido". Valentino Rossi.

martes, 19 de junio de 2018

Diario de un Mundial

Dia 6 - Martes 19 de Junio. Cuando menos te lo esperas.

Se cerraba hoy Martes la primera jornada para todos los equipos del Mundial y empezaba la segunda. Esto va que vuela. En un día sin selecciones de gran renombre, quizás los mayores atractivos eran los estreno de la eterna aspirante Colombia y la última gran aparición en el fútbol mundial: Mohamed Salah.

James es mucho James. El ex del Madrid es el talento, el corazón y casi también el gol de Colombia (con permiso de Falcao) y su ausencia en el 11 inicial de Pékerman, por molestias físicas, se intuía cuanto menos preocupante. Si a esto se le suma un despiste monumental de tu último hombre de la defensa a los 5 minutos (de Davinson Sánchez,que además del 1-0 significó la expulsión de Carlos Sánchez) la pendiente ya se empina demasiado. Son quizás errores sorprendentes como estos los que evitan que los cafeteros den el salto y puedan mirar de tú a tú a cualquiera en los Mundiales y Copas América. Porque talento tienen. A los mundialmente conocidos James, Falcao, Guardado o Bacca se les suman ahora futbolistas interesantísimos como Lerma, Quinteros o Barrios, seguro "jugadores Champions" a no muy tardar. Lo intentaron de verdad con uno menos la siguiente media hora, siempre jugando en campo japonés y con varias ocasiones para Falcao, hasta que un magistral libre directo por debajo de la barrera de Juan Fernando Quinteros les permitió empatar a poco del descanso. La segunda parte sin embargo tuvo otro guión. Ni la salida de un mermado James cambió una tendencia que era claramente favorable a los asiáticos, que dieron un paso adelante y se llevaron los puntos con el gol de Osako en un córner.

Ni el mejor guionista de Hollywood hubiese imaginado una secuela tan idéntica para el siguiente partido. También una selección siempre atractiva pero que nunca acaba de explotar (la Polonia de Lewandowski, Krychowiak, Piszczek o Blaszczykowski) ante una selección menor futbolísiticamente hablando (Senegal) que curiosamente tuvo el mismo desarrollo y desenlace. También un error calamitoso decidió el partido a favor de los africanos, en este caso un defectuoso pase atrás del ex del Sevilla que dejó sólo a Niang ante el ex del Arsenal para decidir un partido más táctico que brillante. Cosas de este Mundial: Colombia y Polonia parecían uno o varios escalones por encima de los otros dos integrantes del grupo H (Japón y Senegal), que saldan la primera jornada con 0 puntos. Pero aquí los regalos te pasan factura.

En el último partido de la jornada el interés era doble: aclarar si el 5-0 de los rusos del partido inaugural era o no un accidente y ver ya por fin al "Messi egipcio". Todo parece indicar que Salah no está para jugar. Si lo hace es porque esto es un Mundial, escenario no tan habitual para los del norte de África, y además siendo lo de hoy ya un match-ball. Pero ni con esas. Con su gran estrella renqueante, poco pudieron hacer ante la que es ya la gran revelación del torneo: la anfitriona Rusia. Segundo partido y segunda victoria holgada, esta vez por 3-1 (8-1 es su increíble balance global por el momento), donde volvió a brillar esa joya que es Aleksandr Golovin. Las comparaciones con Arshavin en aquella Eurocopa de hace ahora justo 10 años son evidentes. Pero este chico tiene si cabe aún más mérito. Nacido en la vasta Siberia, aquel niño fue engendrando una técnica exquisita jugando a fútbol sala ante la imposibilidad de jugar a fútbol 11 en el exterior. Ahora es una estrella en ciernes por el que ya se han interesado grandes como Arsenal, Chelsea, Juventus o Barça. Ya saben, en esto del deporte, "impossible is nothing".

De esta manera, tres de las máximas estrellas (si no son las máximas) de dos ligas como la Premier y la Bundesliga, Salah, James y Lewandowski, que pueden quedarse ya tras lo de hoy fuera a las primeras de cambio: más cosas de este Mundial. Esperemos que sea mañana España la que empiece a poner los puntos sobre las íes ante Irán, a poner algo de cordura en esta maravillosa locura.


lunes, 18 de junio de 2018

Diario de un Mundial

Dia 5 - Lunes 18 de Junio. Regreso al futuro.

El primer Lunes del Mundial era la resaca de un apasionante fin de semana. Los tropiezos de Argentina, Alemania y Brasil, nada más y nada menos, es un reflejo perfecto de la igualdad que estamos viviendo en este torneo. Debutaban hoy dos de las selecciones a priori con más futuro del planeta viendo el carnet de identidad de sus cracks: Bélgica e Inglaterra.

Los milennials no nos acordamos pero hubo una época en la que Bélgica e Inglaterra eran dos potencias futbolísticas. En México 86 los primeros llegaron ni más ni menos que a las semifinales, liderados por Jean-Marie Pfaff y Enzo Scifo, donde sólo les pudo parar la Argentina de Maradona, que curiosamente acababan de echar en cuartos de final a los ingleses en aquel mítico partido (por contexto político y exhibición del 10). Aquella fantástica generación británica con Shilton, Lineker o Gascoigne rozaron la gloria cuatro años después, donde sólo los penaltis les separaron de la gran final. Sin embargo, en estos últimos 25-30 años casi no hubo noticias de ninguna de las dos. La larga travesía en el desierto parece ir llegando a su fin. Los Courtois, De Bruyne, Hazard o Lukaku tienen, además de juventud, mucho talento en sus botas. Es una generación además muy equilibrada, con todas las posiciones bien cubiertas. En algún torneo de estos darán el campanazo... quién sabe si aquí en Rusia. De momento se han estrenado de forma prometedora, con un cómo 3-0 casi al trantrán con doblete del "killer" del United y una exhibición de esa maravilla llamada Kevin De Bruyne.

El primer partido del dia pasó casi desapercibido, ya que poco más ocurrió aparte del gol de Suecia en el minuto 65, otro penalti por cierto detectado por ese invento llamado VAR que cada vez genera más adeptos, y que le sirvió a los suecos para llevarse los tres puntos ante Corea del Sur. Y a las 20:00 h llegaban Harry Kane y compañía. El del Tottenham demostró porqué es unos de los delanteros centros más cotizados del momento. A los 10 minutos ya adelantaba a los suyos, además de forma justa viendo cómo transcurrió la primera media hora: vendaval inglés con el que en condiciones normales deberían haber cerrado el partido. Sin embargo, y como suele pasar, tanto perdonaron que lo acabaron pagando poco antes del descanso, tras un error infantil de Walker al regalar un penalti con un manotazo. La segunda parte fue un quiero y no puedo, donde quedaron claras las carencias de este equipo: el juego en estático. La ordenada Túnez apenas pasaba apuros ante unos Sterling, Delle Alli, Lingard o el mismo Kane que prefieren atacar con espacios y campo por delante, qué duda cabe. Con la entrada de Rashford y Loftus-Cheek el equipo mejoró y las ocasiones fueron cayendo hasta que ya en el descuento la gran estrella decidía el partido con su segundo tanto a la salida de un córner.

Quizás no figuren en las apuestas de casi nadie, pero olvidarse de Bélgica e Inglaterra sería olvidarse de la Historia... decisión de más que dudoso resultado teniendo en cuenta lo mucho que nos ayuda el pasado para poder anticiparnos y entender el futuro.


domingo, 17 de junio de 2018

Diario de un Mundial

Dia 4 - Domingo 17 de Junio. ¡Que viva México!

Se estrenaban este Domingo Alemania y Brasil, quizás las dos grandes favoritas para llevarse este Mundial. Ya estamos todos. La enorme igualdad que se está viviendo en Rusia (excepto el 5-0 de los anfitriones en el partido inicial) quedó confirmada en esta cuarta jornada, que quizás quede para la Historia de los Mundiales.

Es asombrosa la cantidad de talentos deportivos que salen de la zona de los Balcanes. Quizás el baloncesto sea el deporte rey en las Serbia, Croacia, Eslovenia o Bosnia, pero otros tan mundialmente populares como el balonmano o el fútbol no se quedan atrás. El centro del campo que ayer sacaba Croacia nada tiene que envidiar al de los grandes favoritos por el título y hoy la Serbia de los Ivankovic, Kolarov, Matic, Milinkovic-Savic o Mitrovic así lo confirma. Fue el lateral de la Roma quien decidió el partido de debut contra Costa Rica con un zurdazo en un libre directo marca de la casa.

A las 17:00 h llegaba el turno de la vigente campeona. El, a priori, claro favoritismo ante los mexicanos quedó ya reducido notablemente durante  los himnos. Los hinchas de la "Tri" gritaban la letra del mismo como si no hubiese mañana. La pasión con la que las hinchadas latinoamericanas viven esto es ciertamente emocionante. Quedó claro que contagiaron a los suyos, pues el primer tiempo que se firmaron los del estratega Juan Carlos Osorio es para recordar. Con una gran intensidad y coordinación tanto en fase defensiva como ofensiva, los americanos superaban en todo a los de un Joaquim Low que se vio claramente superado por su homólogo colombiano. Los Carlos Vela, Chicharito o Hirving Lozano penetraban como cuchillo en mantequilla en la defensa germana, hasta que este último acertó y puso el 1-0 con el que se llegó al descanso. El segundo tiempo sí fue ya un monólogo de Alemania en campo rival, que al final pudo empatar aunque también encajar el segundo en un par de peligrosas contras mejicanas. Al final, los tres puntos se los llevaron los aztecas, que derrocharon lágrimas tanto en la grada como en el campo en una de sus victorias más históricas... pero también merecidas.

Poco más de una hora después se sumaba la pentacampeona a la fiesta. Muchos paralelismos se intentan establecer desde hace un tiempo entre esta Brasil de "Tite" y aquella de Scolari que consiguió el quinto Mundial para los cariocas, el de Corea y Japón 2002. El "sello europeo" de ambos conjuntos es evidente, pero aquí no hay tantos Cafús, Roberto Carlos, Rivaldos, Ronaldinhos o Ronaldos. Ojo con eso. Coutinho demostró a los 20 minutos ser uno de los pocos que sí puede codearse con tales nombres, con un auténtico obús también marca de la casa (como el de Kolarov) desde fuera del área. Tras el gol, Brasil pareció conformarse y casi animó a Suiza a creérselo, cediéndole toda iniciativa. Al poco de volver de los vestuarios los europeos lo aprovecharon para empatar en un saque de esquina. Le tocaba otra vez proponer a Brasil. Pero esa falta de talentos que decíamos complicará y mucho el poder levantar estos partidos. Y si además Neymar aún no es Neymar, tras estos tres meses en el dique seco, el reto se convierte ya en hazaña. A la postre, el 2-1 nunca llegó y el empate significó la segunda gran sorpresa del dia. El tropiezo, y sobre todo la pobre imagen ofrecida, ya mete el miedo en el cuerpo a unos brasileños que cruzan los dedos esperando que aparezca "Ney" cuanto antes.


Diario de un Mundial

Dia 3 - Sábado 16 de Junio. Pena máxima.

Debutaba el Sábado el futbolista en el que se centrarán todos los focos en este Mundial. Injusto o no, el mayor debe que se le atribuye a Leo Messi es no haber llevado aún a su selección a la gloria en el campeonato de los campeonatos. Y ya no le van quedando demasiadas oportunidades. Además de la albiceleste, el otro atractivo de la jornada era el estreno de una joven y prometedora Francia, en un día con hasta cuatro partidos donde los grandes protagonistas fueron los penaltis.

Será difícil que en su historia Perú haga tantos méritos para ganar en un partido de la Copa del Mundo y acabe perdiendo. Los andinos dominaron el juego y dispusieron de numerosas oportunidades, pero los Cueva, Farfán o Guerrero no acertaron como sí lo hizo Poulsen para dar los tres puntos a los nórdicos. En el último partido del día una Croacia con mucho talento (un centro del campo con Kovacic, Rakitic, Modric i Perisic asusta a cualquiera) venció 2-0 no sin dificultades a Nigeria, en un grupo D que tras hoy ya se le conoce como "el grupo de la muerte".

Pero los partidos más esperados eran los otros dos. Uno repasa los nombres que ha descartado Deschamps para este Mundial y puede no entender nada. Los Laporte, Lenglet, Kondogbia, Rabiot, Payet, Martial o Benzema lo verán desde casa, y viendo el debut de los galos ante Australia muchos ya les estarán echando de menos. Quizás los centrales (Varane-Umtiti) y los delanteros (Griezmann, Mbappé, Dembélé) serán de primer nivel, pero el problema de este equipo parece ya claro: el centro del campo, con el decepcionante Pogba y la pareja Kanté-Tolisso a la que precisamente fútbol en los pies parece no sobrarles. Así, Francia firmó un partido muy muy decepcionante, que curiosamente se llevó gracias al VAR, ese polémico invento que ya ha rectificado en un mismo día dos penaltis no pitados inicialmente (uno a Griezmann y otro al peruano Cueva).

Era en Kazan a las 15:00 h de la tarde donde ayer todos los ojos estaban puestos. Ya viendo la salida por el túnel de vestuarios de los 22 protagonistas se podía intuir que fácil no sería para los de Sampaoli. Los islandeses bien podrían pasar por un equipo de rugby, si no gladiadores, y la comparación con los diminutos argentinos era cuanto menos curiosa. Tras el pitido inicial se confirmó el guión esperado: una Argentina incapaz de penetrar el muro visitante, quienes además disfrutaban de las mejores ocasiones mediante peligrosas contras. Sólo Kun Agüero con una genialidad individual logró superar esa maraña defensiva, pero el rápido empate de Islandia fue un duro golpe para los argentinos. Otra vez volver a empezar. Al descanso se llegó sin novedades y ya sí la segunda parte se convirtió en un auténtico monólogo... aunque no acompañado de peligro. La lenta e inofensiva posesión albiceleste mejoró algo con la entrada de Banega y Pavón (Sampaoli deberá replantearse si pueden ser suplentes en este equipo... además del caso Dybala), pero La Pulga no tuvo su día. Acostumbrados a verle tomar siempre las mejores decisiones, ayer Messi estuvo desconocido. Quién sabe si por la presión que siente sobre sus hombros, se equivocó en querer entrar una y otra vez por el centro, donde le esperaban gran parte de los 330.000 que habitan la isla de los volcanes, y también en las 2-3 ocasiones que logró arrancar con espacios, reteniendo en exceso la pelota. Lo intentó con un par de disparos que se fuera por poco desviados y ya el colmo fue su enésimo penalti errado... un problema ya para hacérselo mirar. De cómo se sobreponga anímicamente el 10 a este duro golpe dependerán todas las opciones de Argentina (y del resto de selecciones) en este Mundial. De momento, el Jueves les espera nada menos que Croacia en la que será la primera "final" del torneo.


viernes, 15 de junio de 2018

Diario de un Mundial

Dia 2 - Viernes 15 de Junio. Anatomía de un instante.

Un instante es sólo un momento, algo rápido, pero que en ocasiones puede cambiarlo todo. En aquel aclamado libro Javier Cercas nos desgranaba todo lo que rodeó al 23-F... una fecha que (afortunadamente)  no alteró nuestro recién estrenado sistema democrático pero sí nos recordó hacia donde no queríamos volver. La segunda jornada del Mundial de Rusia, apasionante por otra parte, estuvo marcada por momentos puntuales pero decisivos.

En el segundo partido del torneo se estrenaban ya las dos primeras figuras del mismo: Edison Cavani y Luis Suárez. A pesar del gran partido del primero y de las ocasiones que tuvo el segundo, el instante lo protagonizó otro, Jose Maria Giménez, que con un gran cabezazo daba a los charrúas tres puntos importantísimos, más aún teniendo en cuenta la victoria de ayer de los rusos, sus máximos rivales en el grupo A. El siguiente partido tuvo un guión casi calcado, también decidiéndose en los últimos minutos aunque esta vez con algo de injusticia. Irán se encontró con una victoria para la que no hizo apenas méritos, pues fue Marruecos la que llevó la iniciativa y disfrutó de las mejores oportunidades, especialmente durante la primera parte. Pero... otra vez la importancia de los momentos.

El duelo más esperado del dia era el último, el de dos selecciones cuya cercanía geográfica y multitud de enfrentamientos en los últimos años han convertido ya en un clásico. Y la verdad es que no defraudó. Portugal y España libraron una batalla que quedará para la historia de los Mundiales por sus alternativas y emoción. Uno de las mayores atractivos del fútbol es lo imprevisible que es a menudo. El gol de penalti nada más empezar de Cristiano pareció dar confianza a Portugal, pero Diego Costa empató cuando más difícil parecía, al igual que otra vez CR7 al filo del descanso, en pleno dominio español. Dos instantes. Cuando España le dio la vuelta al marcador con Costa de nuevo y un fantástico derechazo de Nacho (nadie se acordó de Carvajal ayer), la victoria parecía asegurada con Busquets, Isco o Thiago jugando casi a placer... pero Piqué cometió una absurda falta en la frontal en el 88'. A medida que Ronaldo se concentraba el miedo de los 46 millones de españoles iba en aumento. Bajaron 10º de golpe en la atmósfera de la calurosa Sochi. El libre directo a la escuadra es el primer gran momento de este Mundial. Y otro más de esta auténtica máquina de matar. Porque si Cristiano se empeña en seguir "sólo marcando goles", y además en citas tan importantes como esta, no habrá más remedio que incluirlo "sólo" entre los mejores de siempre. Porque si se trata de instantes, no hay quien le gane.


Diario de un Mundial

Dia 1 - Jueves 14 de Junio. El Madrid hasta en la sopa.

No hace falta ser seguidor blanco para reconocer que el Real Madrid es un club muy grande. Quizás el más grande. Y no hablamos cualitativamente (cada uno tendrá sus preferencias), si no cuantitativamente, en cuanto a alcance e influencia. Incluso en los primeros compases de un Campeonato del Mundo de selecciones puede ser protagonista.

Y así lo está siendo en este de Rusia 2018. La noticia estrella los días previos fue sin duda el anuncio del fichaje de Julen Lopetegui por los blancos al término del campeonato. Aunque pareciese imposible, la sorpresa se amplió tan sólo unas horas después, cuando al recién estrenado Presidente de la RFEF, Luis Rubiales, no se le ocurrió otra cosa que destituirlo de forma fulminante e inmediata. Un acto para unos desproporcionado y de un orgullo excesivo, y para otros justo y coherente con los valores de lealtad, compromiso y fidelidad. Sólo el tiempo dirá cómo saldrá tan arriesgada decisión. El Mundial en sí arrancaba en el mítico Estadio Luzhniki de Moscú con un a priori poco atractivo Rusia-Arabia Saudí, un partido al final con poca historia viendo el 5-0 a favor de los anfitriones. ¿El protagonista? Ni más ni menos que Denís Chéryshev, ex-madridista más conocido por aquel esperpento en Copa del Rey en Cádiz que por sus méritos sobre el campo. Quién lo iba a decir. Y más aún viendo los dos golazos ante los saudíes... el segundo ya uno de los candidatos a mejor tanto del torneo.

Para colmo, en la segunda jornada también el club de Florentino estará en boca de todos, con ese ilusionante España-Portugal de las 20:00 h de este Viernes, el primer "partido gordo" de este Mundial. Los Uruguay-Egipto y Marruecos-Irán servirán de aperitivo para el debut de los de Fernando Hierro (sí, otro ex-madridista) ante los de Cristiano Ronaldo. El Real Madrid, por tanto, que acabó la Temporada en boca de todos por su 13ª Copa de Europa, sigue con su protagonismo ni más ni menos que en el arranque de un Mundial, como decíamos. Pongamos esperanzas los no-merengues en que cambie la dinámica... más que nada para poder hablar de otras cosas. De momento, el Sábado ya juega Messi.


domingo, 11 de junio de 2017

20 razones

La Temporada futbolística 2016-2017 nos deja un claro protagonista. Aunque fueron bastantes los partidos en los que el nivel de juego dejó serias dudas, lo cierto es que el Real Madrid completó un excelente curso en cuanto a resultados, ganando con autoridad Liga y Champions, además de Supercopa de Europa y Mundial de Clubes. Sobre todo meritorio fue el éxito en la máxima competición continental, donde no se recuerda otro campeón con tanta superioridad.

Ningún rival se acercó siquiera al nivel mostrado por los blancos, ni en España ni en Europa. Sólo Messi pareció poner en duda la consecución final del doblete. Esa fue precisamente una de las razones del desenlace final en la comparativa Madrid-Barça: plantilla frente a individualidades. Porque por muy bueno que sea el argentino (también Suárez y Neymar), poco se puede hacer si el resto no acompaña. Más que nada porque a esto juegan 11 contra 11. Al menos de inicio. Y es que hasta 20 nombres demostraron a Zidane estar capacitados para jugar en cualquier momento y ante cualquier rival, mientras que Luis Enrique temblaba cuando se le pasaba por la cabeza alterar su 11 tipo. Quizás por eso sorprenda aún más el empeño del asturiano con sus constantes rotaciones casi hasta el último día. Visto lo visto, no era una buena Temporada para rotar tanto, deberá estar pensando ahora. Esa profundidad de plantilla fue una de las claves del éxito madridista, pero no la única. Siempre se ha dicho que el centro del campo es el corazón de un equipo, el termómetro que determina su rendimiento. Ya sabíamos que Sergio Ramos, Pepe, Varane, Marcelo o Carvajal eran excelentes defensas, pero ahora hemos descubierto que Casemiro, Isco, Asensio o Kovacic son igual de buenos que Kroos, Modric o James. De hecho, no me gustaría estar en la piel de Zidane para elegir a 3 de entre estos 7, la verdad. De sus recuperaciones y asistencias (también de los fantásticos centros de Marcelo y Carvajal) se supo aprovechar a la perfección Cristiano. Si hay que elegir un nombre por encima del resto ese es el del portugués, sobre todo por cómo ha acabado el año. Sus 10 tantos en los últimos 5 partidos de Champions, en las eliminatorias decisivas, lo confirman entre los mejores goleadores de siempre. Otro nombre que se ha alabado mucho es el de Zidane, pero este caso no es tan evidente. Pese a que el equipo logró mantener una constante línea de buenos resultados, sin baches significativos, lo cierto es que muchos partidos los resolvió en los últimos minutos, y otros sin convencer ni mucho menos. No se puede decir aún que "la mano" de Zidane se note en el juego del equipo, al cual todavía no se le reconoce una identidad marcada.

En eso deberá trabajar el próximo curso el marsellés. También en la política de rotaciones. La idea de utilizar un equipo A en los grandes partidos y otro B en los menores le fue bien este año, pero nadie duda que los Asensio, Isco o Lucas Vázquez querrán jugar pronto también contra Barça o Chelsea y no sólo contra Eibar o Leganés. Por lo demás, el aficionado madridista puede estar tranquilo. Los aciertos en los fichajes de estos últimos años han conformado una plantilla profunda y joven. Las más que posibles bajas de Pepe y Morata deberán ser suplidas con dos nuevas caras, eso sí. No tanto la de James, viendo todo el potencial del que se dispone en esa zona, con joyas como Isco o Asensio aún por explotar. Quizás también un buen lateral que de descanso a Carvajal y Marcelo, pero poco más. Tampoco asustan los rivales, al menos de momento. Juventus, Chelsea, Bayern o PSG son grandes equipos, pero sus plantillas parecen aún lejos de la blanca. Y el Barça es una incógnita. El verano entrante se presenta crucial para el futuro de los azulgranas. Falta ver cómo saldrá la “apuesta Valverde”, y el fichaje de 4 ó 5 “titulares”, sobre todo para la defensa y el mediocampo, parece una obligación. Y es que, aunque por momentos Messi pareció hacerlo saltar todo por los aires, al final quedó demostrado que 20 siempre son más que 11.